Mipymes solicitan al Ministerio de Hacienda ajustes en el contrato de fideicomiso para reactivar la economía

 Mipymes solicitan al Ministerio de Hacienda ajustes en el contrato de fideicomiso para reactivar la economía

Desde la Asociación de Emprendedores de Paraguay (Asepy) y la Asociación Industrial de Confeccionistas del Paraguay (AICP) solicitaron al ministro de Hacienda Óscar Llamosas Díaz una garantía de constitucionalidad a las cláusulas del contrato de fideicomiso de apoyo financiero a las mipymes y trabajadores independientes formales.

En noviembre de 2021, el Gobierno autorizó al Banco Nacional de Fomento (BNF) una línea de crédito de contrato con fideicomiso como apoyo financiero a las mipymes y trabajadores independientes formales, con tasas de interés del 2 y 4 %, hasta siete años de plazo y tres años de gracia. Sin embargo, hasta el último reporte dado por Hacienda y BNF solo han desembolsado USD 400 000 de los USD 20 millones destinados.

Según explicó Belén Abente, voluntaria de Asepy, el fondo fiduciario es una medida de apoyo económico para los sectores gastronómicos, eventos, hotelero, agencias de turismo y entretenimientos establecido en la Ley de Emergencia. Sin embargo, desde Asepy consideran que los sectores económicos se deberían ampliar, siempre
y cuando correspondan a mipymes, trabajadores independientes formales, cuentapropistas, profesionales, sean personas físicas, empresas unipersonales o personas jurídicas.

“Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), los sectores más afectados son el comercio, mayorista y minorista, los hoteles, restaurantes y las manufacturas. (CEPAL, 2020). Paraguay no ha sido la excepción, las mipymes y trabajadores independientes que prestan un servicio en el proceso de integración económico, social y cultural del país sufrieron una desaceleración económica proveniente de las medidas sanitarias tomadas por el gobierno como la cuarentena obligatoria”, señaló Abente.

En 2020, en conjunto con los gremios, Asepy asesoró en la presentación de carpetas a emprendedores de todos los sectores económicos del país, así como con instituciones privadas y el BNF, a través de constantes mesas de diálogo. “El fondo de garantías fue una herramienta clave y de éxito para el acceso a liquidez al sector formal que no se encontraba en condiciones óptimas para acceder a un financiamiento con características flexibles y favorables”, subrayó.

No obstante, se estima un bajo crecimiento económico para finales del 2022 como consecuencia del contexto económico internacional con repercusión en el mercado nacional como la inflación y los factores climáticos. Estos escenarios generan ajustes en la política monetaria, lo que conlleva un aumento en las tasas activas de
los préstamos para los sujetos de créditos que no se encuentren como beneficiarios finales de esta línea.

“Es por ello que vemos con preocupación la reactivación económica y el fuerte impacto del menor consumo en las mipymes y trabajadores independientes, sector económico de vital importancia en la economía paraguaya ya que representa aproximadamente al 97 % de las unidades económicas y es responsable de la generación del 62 % de los empleos”, finalizó Belén Abente.

Concretamente, lo que reclaman es una reconsideración en los criterios de elegibilidad y evaluación crediticia que fueron incluidos en el contrato para que todos los sectores económicos puedan acceder a los recursos del fideicomiso por igual y poder impulsar la reactivación económica.

Colaborador